Algunos hombres tan sólo padecen la época que les toca vivir;  otros, la comprenden; unos pocos, la ayudan a configurar. Freire   es precisamente un protagonista, un constructor de época; una característica particular que hace aún más enriquecedor recordarlo. Pero, realmente, Freire se encuentra entre tres épocas: la primera culmina hacia la década del sesenta y de la cual Freire es, por decirlo de alguna manera, su producto. La segunda, nace, se   desarrolla y culmina entre las décadas del sesenta y del noventa; en este periodo Freire es uno de los actorepedagógicos más representativos. En la tercera –la cual anuncia el año 2000– Freire presencia, tímidamente, su gestación.