Entrevista realizada por Germán Mariño al Padre Juan Linares, Director de Muchachos y Muchachas Don Bosco. Santo Domingo, República Dominicana. 2008

Los niños y niñas trabajadores vienen siendo desplazados por los jóvenes

Germán: hemos tenido la oportunidad de recorrer la ciudad y no hemos visto ninguna niña vendiendo. Conversando con las hermanas nos decían que un por­centaje de las niñas que vendían, especialmente las más pequeñas, vendían en su casa o en el barrio La Ciénaga.

Padre Linares: los estudios de la Secretaría de Trabajo, no sólo en la ciudad, sino en toda la República Dominicana calculan que medio millón de niños trabaja.

Germán: ¿ahí están incluidos los que trabajan en el campo?....

Padre Linares: en realidad en la ciudad trabajan muchos más. Lo que sucede es que antes los niños vendían periódico, pero ahora han sido desplazados por jóvenes.

Germán: los que limpian los vidrios de los carros son adultos.

Padre Linares: esos adultos excluyen a los pequeños, como en el caso del periódico. Lo de limpiar zapatos se ha mantenido, pero después vienen los trabajos en los barrios, por ejemplo, en los mercados; tu ves muchos niños que vienen donde una señora para que les compre la bolsa plástica. La necesidad exige nuevos lugares; las niñas se desplazan en la zona vendiendo unos collarcitos, unos aretes, unos dulces y lo hacen más por su sector. Su ganancia es limitada. La niña trabaja mucho en su propio barrio, quizá por seguridad. Sí, es diferente a otras grandes ciudades latinoamericanas.